Agentes del Equipo de Investigación Tecnológica y del Equipo @ de la Guardia Civil en Cáceres. / jorge rey

Cómo actuar si cree que ha sido víctima de una ciberestafa

El primer consejo es avisar al banco cuanto antes y pedirle que cancele las cuentas y un número de referencia de la reclamación

Redacción
REDACCIÓN Cáceres

«El primer consejo es alertar al banco lo antes posible, pedirle que cancele todas nuestras cuentas y tarjetas y que nos dé un número de referencia de nuestra reclamación, para que quede constancia escrita de nuestra solicitud». Es la recomendación de Roberto Serrano, abogado de la Unión de Consumidores de Extremadura, que considera que el siguiente que debe dar quien crea haber sido víctima de una ciberestafa es «presentar una denuncia ante la Policía Nacional o la Guardia Civil». En tercer lugar, él, que lleva años tratando este tipo de casos, añade una tercera sugerencia: «Que no tengan miedo a denunciar, porque hay muchas posibilidades de ganar».

Por otra parte, el abogado advierte que «las reclamaciones conjuntas son muy complicadas, porque el sistema judicial no está preparado para ellos». «Es común que una demanda colectiva la formen casos que son distintos entre sí, porque en el ámbito de las ciberestafas hay mucha casuística diferente», aprecia Roberto Serrano, que recuerda que «si la estafa es por un importe inferior a 2.000 euros, el afectado se puede defender solo, sin abogado ni procurador».

El 'smisinhg'

Para evitar ser víctimas de este tipo de delitos, la Guardia Civil nos da otra serie de consejos explicando antes qué es el 'Smishing'. Se trata de un tipo de delito o actividad criminal consistente en el envío de mensajes de texto dirigidos a los usuarios de telefonía móvil con el fin de apropiarse, fraudulentamente, de los datos personales o las claves de acceso a cuentas bancarias u otras plataformas online de los usuarios, facilitadas por ellos por ellos mismos, mediante engaño.

Por tanto, hay que desconfiar de mensajes no solicitados de números desconocidos, especialmente si piden datos confidenciales.

Hay que leer detenidamente el mensaje de texto y observe si tiene faltas de ortografía o frases sin sentido.

Sospechar de este tipo de mensajes que redirigen a enlaces web y requieren una urgencia en la actuación, signo muy común en este tipo de actividad fraudulenta.

Además, debemos recordar que ninguna entidad bancaria envía un mensaje de texto pidiendo datos, claves o información personal. Por tanto, en caso de duda, sospeche y llame a su entidad bancaria directamente.

Por último, debemos prestar mucha atención pues los ciberdelincuentes no utilizan solo un método de engaño, si no que combinan varios de ellos, como el ' Vishing' (llamadas telefónicas fraudulentas) y el ' Smishing', por lo que tendremos que estar alerta ante correos, SMS o llamadas sospechosas.