Álvaro Martín se entrena en la base del Ejército del Aire de cara al Mundial de Doha

Álvaro Martín se entrena en la base del Ejército del Aire de cara al Mundial de Doha
Cedida

El atleta de Llerena se encuentra preparando el Mundial en condiciones extremas en la base de Torrejón

Manuel Toro
MANUEL TORO

El marchador llerenense Álvaro Martín se encuentra actualmente preparando conjuntamente al Ejercito del Aire el Mundial de Atletismo de Doha. El llerenense acudirá durante esta semana a la base de Torrejón para recrear artificialmente con las tecnologías con las que disponen los militares, las condiciones de país árabe.

Esto le permitirá saber a qué se va a enfrentar el próximo otoño y así recabar toda la información posible para saber cómo adaptarse al entorno.

Pero, ¿cuál es la rutina que van a seguir durante estos días?

En un principio, ingieren dos horas antes de las pruebas un termómetro para medir la temperatura corporal interna, realizan una analítica de sangre y una muestra de orina, además del tallaje y pesaje para observar los cambios.

Después entran en la simulación en una cámara donde marchan 40 minutos en la cinta al 80% del ritmo de competición sin beber nada de agua. Controlan su la frecuencia cardiaca, y la sudoración para ver qué cantidad de sodio y magnesio van perdiendo.

Una vez terminado los 40 minutos, salen del habitáculo para ser pesados y vuelven a entrar tres cuartos de hora de nuevo, pero esta vez estando simplemente expuestos a la temperatura sin hacer ejercicio alguno.

Para finalizar vuelven a realizar una analítica de sangre para comprobar como han variado los valores, registrándose toda la temperatura corporal interna. Se recopila la información de como para llegar a unas conclusiones de cómo deben adaptarse y que van a necesitar beber, además de conocer la frecuencia cardiaca y la evolución al entorno.

Álvaro no ha dudado en «dar las gracias al ejercito español por ofrecer la tecnología, que desconocía, al compromiso que tuvo la ministra de defensa para firmar ese convenio entre la federación española de atletismo y el Ejército del Aire».

Estarán esta semana y en julio volverán a la base para realizar más pruebas. «Parece que tenemos una ventaja competitiva con el resto de los marchadores porque sabemos a lo que nos vamos a enfrentar. Tenemos todas las herramientas e información necesaria para poder ser los más competitivos posibles».