Las bases del C.B. Campiña Sur acaban el año disfrutando

Las bases del C.B. Campiña Sur acaban el año disfrutando

Hacemos un repaso junto al director deportivo del club, Manuel Robina, de lo que llevamos de temporada

Manuel Toro
MANUEL TORO

En HOY Llerena hacemos repaso con el director deportivo del C.B. Campiña Sur, Manuel Robina, de lo que está suponiendo esta temporada para los jóvenes.

Y hay que empezar hablando de los benjamines y alevines, con equipos mixtos formado en la escuela de baloncesto. Este grupo no se encuentra introducido en una competición en sí: lo que hace es convivir y jugar partidos por el mero hecho del disfrute. «Son los mimbres del club, y con ellos hay un trabajo más didáctico encaminado a niños de 8, 9, 10 y 11 años» explica Manuel.

Respecto a estas convivencias, ya han podido disfrutar de una y otra ha quedado aplazada por las fechas – próximas a Navidad – hasta nuevo aviso.

Hablando ahora de las competiciones JUDEX, Llerena cuenta tanto con equipos infantiles y cadete masculino como con otro femenino. Este último se trata «de un proyecto muy consolidado» ya que llevan tres años jugando juntas.

Este año, desgraciadamente, se ha caído el equipo junior y el senior, tanto masculino como femenino, ya que «los chavales suelen irse a estudiar fuera y esto impide que haya un proyecto sólido para sacar un equipo senior adelante» nos cuenta Manuel.

«Me consta que hay muchos juradores que aman este club que están jugando en otros equipos y tienen ganas de que tenga su equipo senior, por lo que no perdemos la esperanza. Además, tenemos una población que en el tema de actividad física y deportiva tiene una oferta muy amplia y buenísima. Hay mimbres para desarrollar el quipo senior», nos transmitía su director deportivo, para seguir informándonos de la filosofía del club: «En la formación que le hacemos a los niños va implícito el saber competir, pero inculcamos que ganar no es lo más importante. En el crecimiento de los equipos a nivel interno nos vale más el progreso tanto individual o colectivo como los propios jugadores. Por ejemplo, puede haber un equipo de infantil que el primer año no ganan, y al segunda ganan todo por crecer».

Si algo queda claro de estos grupos es que lo que hay que valorar es la experiencia y las vivencias. Y que la filosofía de trabajo es la de formar jugadores, pero sobre todo personas.