Marco Ortega, durante un entrenamiento en el Estadio Fernando Robina / PACO DÍAZ

Marco Ortega inicia su aventura como entrenador en casa: «Vamos a intentar aspirar a todo»

El técnico del Llerenense se muestra optimista, a la vez que prudente, poco antes de comenzar la liga ante el Diocesano

Paco Díaz
PACO DÍAZ

Marco Ortega (Sevilla, 1976) creía que ya era su momento. El «llerenense de Bienvenida», como él se describe, decidió al término de la última temporada finalizar su carrera como segundo entrenador para intentar encontrar un banquillo, lo cual era su objetivo desde el primer momento. «La figura de segundo entrenador la he estado desarrollando como forma de mi aprendizaje. Mi idea final siempre era intentar ser primer entrenador, pero bueno, no he tenido prisa. He querido ir cogiendo conocimientos para cuando llegase el momento». Tras dos años siendo la mano derecha del técnico Juan García en Don Benito, el club y el cuerpo técnico optaron por pactar una salida. En ese momento, Marco tuvo varias propuestas entre manos. Una de ellas era continuar junto a Juan García en el banquillo del Mérida, una oferta «atractiva» para Ortega. Sin embargo, él tuvo claras sus preferencias y la opción del Llerenense, el equipo de su localidad, ya estaba sobre la mesa. «Una vez que se anunció que no seguíamos en Don Benito, empezaron a interesarse varios equipos en poder contar conmigo. Yo tenía claro en un principio que a mí me hace ilusión, igual que me lo hizo como jugador, poder entrenar al equipo de mi pueblo». Marco, que nació en Sevilla mientras sus padres vivían por motivos laborales en la provincia andaluza, se considera llerenense, aunque no olvida sus raíces en Bienvenida. «Yo no he nacido en Llerena, pero sí me considero llerenense. Cualquier persona de aquí de Llerena que me conozca sabrá que soy un llerenense, si no de cuna, sí de crianza». El canterano y exfutbolista de la A.D. Llerenense -uno de los pocos que han logrado jugar en Primera División- coge ahora las riendas del equipo local en una temporada exigente, a la vez que ilusionante.

-¿Cómo crees que afectará al fútbol la reestructuración de la Segunda División B, siendo ahora la Tercera División la quinta categoría del fútbol español?

-Yo, sinceramente, no creo que haya afectado de forma negativa a lo que es el fútbol en sí. Hoy en día la Tercera División es la quinta categoría del fútbol español, pero en registros, en presupuestos, en calidad futbolística… sigue siendo lo que era la Tercera cuando era la cuarta categoría del fútbol español. La Segunda RFEF, que ahora es la cuarta categoría, se sigue asemejando a lo que era la Segunda División B. Ahora es verdad que ha surgido una categoría nueva que no existía –Primera RFEF-, donde yo creo que hay un nivel muy alto. Es una liga más reducida en equipos y creo que le ha dado un potencial grande al fútbol español. Iremos viendo durante estos años que en Primera y Segunda División muchísimos futbolistas que la temporada anterior hayan estado disputando la Primera RFEF.

-En este nuevo contexto, ¿cuál crees que debe ser el objetivo del equipo para esta temporada?

-Es un año en el que la categoría va a estar muy igualada y donde, quien ponga un poquito sobre la mesa y trabaje bien, puede tener un año bonito, un año en el que puedes aspirar prácticamente a todo. Nosotros vamos a ir a por lo máximo. Pero, ¿lo máximo qué es? Paso a paso. No es que sea partido a partido, es paso a paso. Nuestro primer objetivo es, como el de cualquier equipo, salvar la categoría. Nosotros vamos a intentar salvar la categoría y, en función de lo pronto o no que lo consigamos, nos iremos marcando otro tipo de objetivos. Una vez que tengamos eso cumplido, si tenemos tiempo para luchar por el playoff, lucharemos por el playoff. Y si conseguimos con mucho tiempo el pase al playoff pues lucharíamos hasta por el campeonato. Vamos a intentar aspirar a todo, pero siempre en función de lo que la clasificación y el día a día nos vaya marcando. Eso sí, está claro que hay que ir paso a paso, no podemos querer correr antes de aprender a andar. Hay que recordar de donde viene el Llerenense, venimos de salvarnos en la última jornada de la temporada anterior con un equipo que también generó ilusión. En el fútbol no hay matemáticas y está claro que lo único que va a hacer posicionarte mejor en la tabla va a ser el trabajo, día a día.

-En el equipo ha habido numerosos cambios con respecto al año pasado, con varios fichajes y salidas. ¿Cómo valoras la plantilla final con la que vas a contar durante esta temporada?

-Bien. Creo que al final hemos intentado hacer un equipo que sea competitivo, hacer una mezcla de experiencia y juventud con gente que prácticamente lo ha conseguido todo en esta categoría. Tenemos a un jugador histórico de la Tercera División, Cristo, el jugador con más ascensos a Segunda B. Creo que hemos hecho un equipo muy bueno. También en lo personal son jugadores que tienen un comportamiento ejemplar y simplemente lo que queda es que seamos capaces de darle forma. Son muchos jugadores nuevos y vamos a intentar que esa conjunción sea positiva. Vamos a tratar también que los chicos que no estén acostumbrados a competir al máximo nivel tengan ese punto de competitividad. Para estar arriba, todos los días tienes que rendir al máximo nivel y eso a veces es complicado. Es una presión, un estrés al que no todo el mundo está acostumbrado.

-El sábado os enfrentáis al Diocesano en el primer partido de la liga. ¿Qué nos puedes decir de vuestro rival?

-Pues es un equipo que se reinventa todas las temporadas. Es un equipo que el año pasado jugó playoff de ascenso. Le han vuelto a quitar, como le pasó el año anterior, a jugadores que eran puntales en su equipo. Yo estoy seguro de que va a ser un buen equipo y que va a competir. Es un equipo joven, muy dinámico. Va a ser un partido muy complicado. Sobre todo, en estas fechas, porque nosotros somos un equipo veterano, con buen saber hacer, pero la pretemporada se nos va a alargar incluso tres o cuatro semanas porque la edad hace que el rendimiento del futbolista sea más a largo plazo. No hemos podido hacer una pretemporada explosiva con cargas excesivas por la edad de varios futbolistas. Eso hace que el Diocesano no sea el rival más idóneo para el comienzo de liga, pero está claro que el calendario es el que manda y vamos a intentar poner todas nuestras armas para poder quedarnos con la victoria en casa.

El equipo de Marco Ortega debutará en liga mañana sábado 11 de septiembre ante el Diocesano en el Estadio Municipal Fernando Robina, un partido exigente que supondrá también el estreno de varias de las nuevas incorporaciones en la competición liguera.